Sobre Meditación...

 Photo by Aaron Burden

Photo by Aaron Burden

En los últimos años he intentado meditar todos los días y debo decir que hasta el día de hoy no lo he logrado principalmente porque la meditación, sin darme cuenta, se vuelve a veces más un deber que un placer. Sin embargo nunca he dejado de intentarlo pues he podido comprobar de primera mano muchos de sus beneficios.

Muchas personas me han preguntado qué es exactamente la Meditación? Y a esta pregunta no puedo dar una respuesta concreta pues la Meditación no es una ciencia ni una fórmula matemática. Lo que si puedo decir con absoluta certeza es que meditar NO es poner la mente en blanco, esto simplemente no se puede pues la naturaleza de la mente es pensar. Más bien es darnos cuenta de que no somos nuestra mente. Al desidentificarnos de ella nos liberamos pues nos damos cuenta que la Realidad en si misma no es buena ni mala, sino que nuestra percepción e interpretación es lo que nos daña. 

Cuando meditamos estamos dejando de “hacer” cosas en el mundo exterior para simplemente “Ser lo que somos Aquí y Ahora”. La Meditación es un regalo que nos damos a nosotros mismos para conocer y conectar con nuestro verdadero Ser. Practicando la observación consciente y sin juicio podemos descubrir y sanar profundamente. 

La Meditación trabaja en todos los niveles, en todas las capas de nuestro Ser. Por ejemplo en la capa del cuerpo ha reportado tener muchísimos beneficios, tantos que muchos médicos alrededor del mundo la recomiendan pues entre otras cosas ayuda a bajar los niveles de estrés y de esta manera ayuda a prevenir muchas enfermedades causadas por este enemigo siempre-presente, un enemigo que no vive allá afuera sino dentro de nuestra propia mente.

A nivel mental la meditación ayuda a enfocarse, a disminuir la verborrea mental que no nos deja en paz ni un segundo.Emocionalmente, uff! Poder observar nuestras emociones en toda su complejidad y profundidad es una de las practicas más sanadoras que existen!

En la capa espiritual la Meditación nos ayuda a conectar con la Fuente de todo y a manifestar dentro de nuestro ser y en nuestra vida muchas virtudes que necesitamos para vivir con más sentido, más paz y más plenitud.

La verdad es que es una práctica de la que cada día me enamoro más. Por supuesto que hay días en que no la disfruto o que mi mente no me deja de bombardear, días en que simplemente prefiero hacer otra cosa, muchos días en que estoy tan enfocada en hacer otras cosas que el tiempo se me pasa sin darme cuenta y sin haberme dado esos 10 minutos de Presencia.  Lo que si puedo decir es que si bien no medito diario, este año estoy intentando hacerlo al menos 4 veces a la semana. Es preferible meditar 5 minutos todos o casi todos los días que 1 hora dos o tres veces al mes. Mi objetivo es incrementar el tiempo cada día, aunque sin presión. Lo único que deseo es darme el tiempo para ser y estar conmigo misma, para estar presente con mis pensamientos y emociones, para abrirme y recibir todo lo que mi universo interno quiera decirme para después escribirlo en mi diario, mi eterno y amado compañero en el camino del autodescubrimiento y realización. 

Meditar para mi ya no es un deber que cumplir sino la manera de estar plenamente conmigo misma y conectarme con lo quemás necesito en ese momento. Hay veces en que quiero solo cerrar los ojos, concentrarme en mi respiración y observar lo que me muestra mi mente. Otras veces necesito conectarme con alguna expresión específica de SilencioSer (Dios/Diosa/Angeles/Creatividad/Emociones, etc). Algunas veces medito para conectarme profundamente con mi cuerpo, y otras simplemente para poder escuchar a mi voz interior y canalizar mi creatividad.

He aprendido a crear contenedores sagrados de tiempo en los que todos los días hago algo que me regresa a mi misma, algo absolutamente necesario si es que quiero mantenerme tranquila y poder ser una mejor mamá, esposa, amiga y creativa. Generalmente medito, escribo en mi diario o tengo una conversación ilustrada con SOYD. Pero también me gusta mucho leer, colorear, o darme un delicioso baño de tina. 

Actualmente la Meditación también me está ayudando a dos cosas realmente importantes para mí. La primera es mi maternidad (pues me ayuda a enfrentar la serie de desafíos que esta tiene)  y también a conectarme con el Divino Femenino que deseo tanto hacer este año. (He estado haciendo unas meditaciones preciosas que después compartiré). 

En resumen, lo que quiero decir es que la meditación no debe verse como un deber, una meta que alcanzar, algo raro, extraño y solo para personas interesadas en temas espirituales sino como una de las mejores herramientas que existen y que podemos llevar con nosotros mismos a todas partes pues podemos conectar con nuestro centro mientras cocinamos, caminamos, manejamos, trabajamos, hacemos el amor o estamos esperando en la fila.

Qué es la Meditación? Es estar con Uno Mismo en toda la extensión de la palabra y eso es lo que precisamente buscamos en el viaje consciente de regreso a casa, o no?