Meditando por 21 días: Día 1-5

 Photo by Natalie Collins on Unsplash

El último mes ha sido muy difícil para mi emocionalmente y aunque no quiero profundizar en los detalles debo decir que al mismo tiempo que me he sentido dentro de un túnel muy oscuro he encontrado una fuerza interior impresionante. La vida me está dando la oportunidad de poner a prueba todos los años de estudios espirituales, de poner a prueba mi fe y las respuestas que he encontrado a lo largo del camino.

He estado viviendo mi humanidad como nunca antes, he sentido mi corazón romperse, he llorado a mares pero también he sentido a la Divinidad fuera y dentro de mi como nunca antes, he tenido las experiencias espirituales más poderosas y estoy pudiendo ver los regalos y bendiciones detrás de todo. 

Uno de esos regalos ha sido la disciplina y la constancia de conectar con mi práctica espiritual. Una cosa es vivir la espiritualidad desde la mente y otra es vivirla día a día, con todo el cuerpo, la mente y el corazón. Vivirla con todo el Ser. Y es por esta razón que he decidido entregarme plenamente a las prácticas que me sanan, que me conectan con mi centro, que observan y honran cada una de las capas/aspectos de mi Ser. 

Para empezar me inscribí a dos maravillosos programas: “21 días de Meditación con Deepak Chopra: Deseo y Destino” (el cual empezó el 17 de julio)  y “Reconnect con Amy Taylor-Kabbaz” (empieza el 30 de julio) los cuales estoy dispuesta a seguir y completar con disciplina, constancia, presencia y amor. Es mi deseo compartir con ustedes mis experiencias, descubrimientos y realizaciones. Así que vamos con ello. 

Aquí están los primeros 5 días de “21 días de Meditación: Deseo y Destino”:

 

DIA 1

Mi experiencia fue muy bonita aunque superficial. Medité en el conservatorio frente a la puerta abierta sintiendo la brisa y el olor del jardín. Un lugar increíble para estar conmigo misma. He estado observando que desde la semana pasada siento una enorme necesidad de estar cerca de la Naturaleza, sobre todo de árboles. Sentir su presencia, fuerza y sabiduría, así que por esta razón decidí meditar aquí.

Hoy me quise concentrar todo el tiempo en el mantra del día “So Hum - Yo Soy” pero la verdad me costó mucho trabajo así que me dejé llevar por mi intuición, me quedé en silencio y descansé en mi propio ser. Mientras respiraba enfoqué mi atención en el Testigo y el tiempo se me pasó rapidísimo. Pude conectar con la conciencia de Unidad - con SilencioSer - unos instantes pero después todo se desvaneció. 

 

DIA 2

Hoy tuve dolor de espalda todo el día así que cuando me senté a meditar preferí escuchar a mi cuerpo, fluir con él y acostarme en el mismo lugar que ayer, frente al jardín. Inmediatamente me sentí mejor y pude entregarme a la meditación. Aunque repetí el mantra del día en sánscrito “Om Kriyam Namah - Mis acciones están alineadas con la ley cósmica” debo decir que me conecté mucho más con él al repetirlo en inglés. Sentí la energía del mantra y me conecté plenamente con él. Comencé a sentirme una con la energía creadora del cosmos y también canal consciente. Sentí como si estuviera haciendo un compromiso con el Universo y como este me envolvía y me abrazaba con su Amor. Me llené de energía y de ganas. Disfruté muchísimo la meditación de hoy.

 

DIA 3

Hoy medité 2 veces. La primera en la cama de mi hija, junto a ella, mientras la acompañaba a dormir. El mantra fue algo maravilloso pues no solo lo repetía sino que sentía la energía de cada una de las sílabas/palabras pues conozco muy bien su significado “Sat Chit Ananda - Ser Conciencia Plenitud”. La verdad es que nunca había sentido un mantra de esta manera, como algo tan poderoso, tan real, tan envolvente. Así que medité un ratito más antes de dormir. Me gustó mucho la experiencia de hoy.

 

DIA 4

La verdad es que no puedo decir mucho de la meditación de hoy pues cometí el error de hacerla muy noche y yo estaba muy cansada así que me estaba quedando dormida!

Voy a empezar a meditar en algún momento durante el día pues quiero entregarme plenamente a esta práctica. Estas meditaciones duran 20 minutos así encontraré la manera de hacerlo aún con una nena de casi 3 años haciendo travesuras. 

Voy a intentar repetir esta meditación en algún momento de los próximos días pues quiero sentir el mantra en toda su potencia. El mantra de hoy fue “Aham Brahmasmi - Yo Soy el Universo”.

 

DIA 5

Wow! Que meditación acabo de tener, que experiencia, que realización! Comencé con el mantra de hoy "Om Bhavam Namah - Yo Soy Existencia absoluta. Soy campo de posibilidades infinitas" y poco a poco lo fui soltando hasta que penetré en el silencio del Testigo puro. Respiré. Mi mente comenzó a pensar. Me di cuenta de como mi mente/ego quería agarrarse e identificarse con objetos mentales. Los dejé ir pues supe que eran solo eso, objetos, pero no el Ser puro que en realidad soy. Después alcancé el Silencio Absoluto. Acabó la meditación y yo me quedé ahí, en ese Silencio, solo siendo. Mi mente quería moverse, comenzar a llenarme de dudas, de conceptos y de nombres. Quería encontrar el adentro y el afuera, la diferencia entre los dos, reconocer a mi Yo pero solo había Ser, sin objetos, sin diferencias ni límites. Solo Silencio. Solo Ser. Más allá de conceptos y palabras. SilencioSer.

No podía volver a esta realidad física pero por fin abrí los ojos. Sentí como me iba contrayendo, corporalizando pero seguía sin identificarme. Supe que mi cuerpo, este templo físico, esta forma es lo que muere pero lo que en verdad soy es inmortal pues nunca ha nacido y como tal, nunca morirá pues está más allá del tiempo.

Todo lo que vemos allá afuera, todos los objetos como las sillas y los árboles, en realidad son solo imágenes que ocurren en mi…de mi…si cierro los ojos desaparecen. Lo único real es lo que no desaparece y eso es lo que soy, eso es mi verdadero Ser. Esta verdad no se comprende con palabras sino en el Silencio. Se reconoce, se sabe y se vive no porque sea algo allá afuera que se experimenta sino algo que se Es. Saber es Ser. Hoy se que todo, aunque parezca distinto, es en realidad un aspecto de mi misma, un aspecto de mi verdadero Ser. 

 

Que increíbles realizaciones y experiencias he tenido con estas meditaciones. Además me he sentido mucho mejor. Veo y siento otra vez la luz que de alguna manera había perdido de vista. Aunque medité muchas veces en mi vida la verdad es que nunca lo hice con tanta disciplina y devoción como ahora. Comprobar en experiencia directa lo que siempre he buscado es algo que las palabras no alcanzan a explicar. 

Seguiré entregada a este programa.

Ya les platicaré.

 

* Photo by Natalie Collins on Unsplash