Meditando por 21 días: Día 11-15

No cabe duda que meditar todos los días me está cambiando profundamente. No solamente la manera en que vivo mi día sino la manera en que me siento en el mundo. Me siento más inspirada, más contenta, más entregada a mi trabajo y más presente con mis seres amados.

Definitivamente una práctica que nunca más voy a dejar ir.

 

DIA 11

La meditación de hoy trató sobre el darse cuenta de que el Universo es abundante y que nosotros tenemos el poder de manifestar todos nuestras sueños.

Yo visualicé una escena que me llenó de felicidad pues estaba la gente que más amo junto a mi, todos sanos, felices, realizados, disfrutando sin preocupaciones o estrés. Estábamos en una casa en la playa, de noche, que imaginé perfectamente bien. Podía escuchar y oler el mar. Yo me estaba preparando para dar un webinar y me sentía tan bien, tan plena!

Hoy me doy cuenta, hoy se que las cosas no llegan como si fueran arte de magia por más que las deseemos o por la ley de la atracción sino porque al desearlas con todo el corazón, pasión e intención empezamos a convertirnos en esa energía que necesitamos para conseguir nuestros sueños. Damos cada paso con plena conciencia, con la certeza que vamos hacia la manifestación de lo que deseamos. Nosotros somos la Fuente y cuando nos damos cuenta de eso podemos manifestar en el mundo, desde el creador que somos, todos nuestros sueños.

 

DIA 12

El significado de la palabra “Inspiración” es “estar en Espíritu”. Cuando creamos desde ese lugar, desde esa conexión consciente con el Espíritu todo fluye sin esfuerzo, más bien con pasión y Amor. En lugar de ser creadores aislados nos volvemos co-creadores o mejor aún canales sagrados. Yo me he estado sintiendo así desde hace varios días, desde que empecé a meditar diariamente la verdad. He estado conectando con los deseos de mi alma y no solo eso sino actuando en ellos. Me estoy sacudiendo el miedo a ser vista por quien soy en realidad, a compartir lo que hay en mi corazón, a crear conscientemente mi vida y la persona que quiero ser. Pero lo mejor de todo es sentirme inspirada cada día, sentir esa fuerza interior que me impulsa y me acompaña a cumplir mi propósito y destino.

 

DIA 13

Siempre he tenido una relación muy íntima con lo Divino. Siempre he confiado y soltado mis problemas a Dios y la verdad es que siempre he sabido que no camino sola por la vida. Pero en la meditación de hoy me di cuenta que no solo hay que confiar, soltar y entregar nuestros problemas a lo Divino sino entregar absolutamente todas nuestras acciones, incluidas aquellas que consideramos muy pequeñas y/o superficiales. 

Ser canales conscientes de lo Divino hace que nuestra vida siempre tenga un brillo diferente, especial. Eso es lo que en realidad significa estar Despierto y haber realizado a lo Sagrado - a Dios - en nosotros. Caminar sin ego sabiendo que es Dios quien camina, mira, ama, llora y crea a través de mi.

Esta verdad no solo nos ayuda a confiar y creer en el Universo que nos rodea con toda su abundancia y nos envuelve en su abrazo amoroso sino en encontrar y confiar en nuestro propio poder - en nuestra fuerza interna - pues en realidad son uno y lo mismo.

 

DIA 14

La meditación de hoy se trató sobre el poder de la gratitud pues esta expande el corazón, cons limpia la mirada y nos hace ver la mano de lo Divino en todo, incluso en lo que parece ser muy oscuro y doloroso.

Siempre he dicho que la mayor bendición que existe es tener la mirada para ver todas las bendiciones que nos rodean, entender que absolutamente todo es un regalo pues trae un mensaje Sagrado que a veces se siente como un abrazo protector y amoroso y otras como una lección y oportunidad para crecer.

Hay que dar gracias…siempre…eso es lo que cambia nuestra conciencia y nos abre el corazón.

 

DIA 15

Vocación de servicio. Servir a los demás. Servir. La verdad es que siempre luché con este tema pues muchas veces me he sentido egoísta por no estar sirviendo de una manera más grande al mundo como por ejemplo siendo voluntaria en una organización o fundación o enseñar en una escuela en un país con mucha pobreza. Siempre sentí que mi espiritualidad no estaba completa si no me entregaba a una causa como estas. Pero la meditación de hoy me hizo darme cuenta de mi error.

Me hizo entender que servir no tiene nada que ver con una acción externa sino con una actitud interna. Cualquier cosa que hagamos, por pequeña que esta sea, mientras salga de lo más profundo, sincero y puro de nuestro corazón es un acto de servicio. Una sonrisa, por ejemplo, puede cambiarle el humor a alguien y detener un ataque de ira con otras personas que a su vez iban a generar emociones negativas contra otros.

Nuestras acciones son como piedras que aventamos a un lago. Quizá no causan un gran movimiento al caer pero esas piedras causan ondulaciones que se extienden cada más y que impactan a todo el lago. Cada piedrita, por más pequeña que sea, afecta al lago en su totalidad y así es como cada una de nuestras acciones tienen un efecto en todo el Universo aunque en su momento no lo veamos.

¿Cómo puedo servir? Con todo lo que nazca en mi Conciencia y en mi corazón. Con una sonrisa, un consejo, dinero, tiempo, pero lo más importante con mi Presencia.

Hoy sé que además de las pequeñas acciones que realizo cada día para con mi hija, esposo, familia y amigos también estoy sirviendo a través de mi trabajo. Esta es mi manera de servir. Esta es mi vocación de servicio. Hoy honro y valoro mucho más cada cosa que he creado y que seguiré creando. Estas palabras, cada video, curso, audio y proyecto nacido desde mi conexión consciente con lo Sagrado es mi ofrenda.

 

 

 

* Foto por Carli Jeen via Unsplash