Manifiesta tus sueños!

 

En 2006 apareció un documental que impactó a millones de personas alrededor del mundo. Aunque sin duda estaba asentando las bases para una toma de conciencia muy grande en muchas personas, tristemente la información no era del todo cierta, o si les doy el beneficio de la duda, quizá no supieron explicarla bien . El documental al que me refiero es "El Secreto".

En "El Secreto" se habla de la ley de la atracción, es decir del poder de manifestar nuestros sueños, pero en mi opinión lo hace de una manera muy superficial. Tanto, que muchas personas han caído en depresión o se han sentido frustradas y no valiosas por no haber conseguido todo lo que el documental promete, que básicamente es: visualiza con todas tus fuerzas aquello que deseas, siéntelo con todo tu ser y llegará. De hecho, una de las prácticas es que escribas la cantidad de dinero que quieres en un cheque o que hagas un mural visual con todo lo que deseas y listo! Siéntate a esperar porque eso aparecerá. Y es precisamente aquí donde entra mi frustración. Porque aunque es verdad que "lo mismo atrae a lo mismo" y que nuestros pensamientos y emociones tienen un poder enorme de creación, las cosas no son tan sencillas. 

La manifestación no ocurre simplemente por desear algo o por hacer un collage o rellenar cheques llenos de ceros. La manifestación ocurre cuando nos alineamos con la energía de la Esencia, pues es aquí, y solo aquí donde la manifestación puede ocurrir ¿Por qué? porque la Esencia es la fuente de todo.

Así que hoy quiero explorar y compartir algunas claves para manifestar desde la Esencia (y no desde el ego).

 

milos-tonchevski-304529-unsplash.jpg

1. RECONOCE LA FUENTE DE TODO

Todo proviene de la misma Fuente, los árboles, el mar, los pájaros, las estrellas, tu automóvil, tu jugo de naranja y tú. Absolutamente todo lo que existe nace en el mismo lugar, lo que yo llamo SilencioSer o la Esencia Divina. Algunos lo llaman Dios, Divinidad, Ser Superior, Alá, Yahvé, Tao, Vacío, Unidad, Brahma, Universo o Energía como es el caso de la ciencia. No importa el nombre que le pongamos, lo que importa es que esta Unidad, esta Esencia, es el origen, la esencia y el destino de absolutamente todo. Es la dimensión de lo "inmanifiesto".

Cuando reconocemos esta dimensión como real nos damos cuenta que manifestar simplemente quiere decir traer algo de ahí al mundo de la forma, al mundo de lo material. Pero también quiere que "ya tenemos todo aquello que deseamos aunque todavía no lo podamos ver o tocar”, y que nuestro trabajo es manifestarlo, es decir, encontrar el canal para que "eso" que ya existe "allá" exista también "aquí".

2. CONÉCTATE CON LA ESENCIA Y VISUALIZA

Como siempre digo, siempre tenemos dos opciones, actuar desde el ego o desde la Esencia. Esto también incluye el poder de manifestar. Manifestar desde el ego quiere decir que queremos ciertas cosas de cierta manera y en cierto tiempo (más bien, lo más rápido posible). Y si no lo obtenemos nos sentimos frustrados e incluso podemos hacer berrinche. Clamamos al cielo y le decimos a Dios "¿por qué no me das lo que te pido?, ¿acaso no lo merezco?, ¿por qué a otros si y a mi no?, ¿por qué no puedo tener todo lo que quiero?, etc. Manifestar desde el ego quiere decir que buscamos nuestra satisfacción personal en nuestro propio tiempo. Básicamente cuando trabajamos desde el ego nos hacemos esta pregunta: ¿qué quiero manifestar para sentirme mejor y llenar mis vacíos?

En cambio cuando manifestamos desde la Esencia preguntamos: ¿qué quiere manifestarse a través de mi?. Esta es una gran diferencia. Seguimos deseando mucho, seguimos visualizando, pero lo hacemos no solo para satisfacer nuestras necesidades personales sino porque sabemos que podemos impactar de manera positiva a los demás. Por ejemplo: quiero tener más dinero, quiero ser abundante económicamente, esto no tiene nada de malo (todos lo queremos!) pero podemos visualizarlo únicamente desde nuestra necesidad de que los demás vean cuanto dinero tengo, desde la creencia que al tener dinero se acabarán todos mis problemas, o puedo desear tener dinero porque de esa manera puedo dedicarme más tiempo a desarrollar mis talentos y compartirlos con el mundo, o porque quiero ayudar a causas que lo necesiten, o porque quiero pasar más tiempo con mi familia, o porque quiero viajar para nutrir mi alma, poder aprender y darle lo mejor a los demás desde mis experiencias.

No importa lo que deseemos, lo que importa es desde dónde, por qué y para qué lo deseamos.

No estoy diciendo con esto que el Universo nunca va a satisfacer las necesidades de nuestro ego, por supuesto que lo hará. La diferencia - y lo más importante - es que aunque todos nuestros sueños materiales se realicen, si no sabemos mirar desde nuestro corazón, nunca dejaremos de sentir ese vacío y siempre estaremos buscando y deseando más.

3. SUELTA Y CONFÍA

Cuando manifestamos desde la Esencia confiamos en que aquello que deseamos va a llegar en el momento perfecto y la forma perfecta. "Eso" va a llegar cuando nuestra energía esté calmada y dispuesta a impactar positivamente. Cuando nuestra energía esté conectada con la energía del amor y no con la energía del miedo. 

Confiar significa que no condicionamos nuestra felicidad al resultado sino que disfrutamos del proceso sabiendo que lo que deseamos ya está en camino. 

4. HAZ EL TRABAJO

Como ya mencioné, el proceso de manifestación no solo se trata de desear, visualizar mucho, llenar nuestra casa de imágenes o de cheques y sentarnos a esperar - aunque todas estas herramientas ayudan mucho a conectarnos con la energía de aquello que queremos manifestar (en otro artículo hablaré del proceso de visualización específicamente). Tenemos que hacer el trabajo. Tenemos que dedicar nuestro tiempo y nuestra energía en construir el camino para que eso que deseamos se manifieste en nuestra vida. Si queremos dinero por ejemplo, tenemos que trabajar, tenemos que hacer algo que nos guste o que se pueda, pero trabajar. Si deseamos tener pareja tenemos que abrir nuestro círculo social, salir más o llenar los formularios de los sitios en internet. Si queremos tener buen cuerpo tenemos que hacer ejercicio y comer bien. Si queremos tener salud tenemos que alimentarnos bien y no solo físicamente sino emocional, mental y espiritualmente. Tenemos que hacer todo lo que esté en nuestras manos para pavimentar el camino. Esto es lo que significa conectar con la energía de aquello que queremos manifestar pues cuando hacemos el trabajo le estamos diciendo al Universo: “de verdad quiero esto en mi vida”. El Universo escucha y actúa. Si, es verdad que va a organizar las cosas para que tengas lo que deseas pero no solo lo va a hacer externamente - como si rearmara un rompecabezas de acuerdo a tu voluntad - sino que su herramienta más poderosa eres tú. El Universo trabaja constantemente a través de nosotros, de nuestras pequeñas acciones cotidianas. Recuerda que todo proviene de la misma Fuente y que por esta razón, al conectarnos con la energía de lo que queremos manifestar, en realidad estamos conectando con algo que ya existe dentro de nosotros, con una diferente energía de nuestro propio ser que poco a poco o repentinamente se manifestará.

5. AGRADECE

Y finalmente hay que agradecer. Pero no hacerlo como una manera de manipular al Universo, sino porque sabemos reconocer todas las bendiciones que ya tenemos - quizá nuestro deseo ya está cumplido pero no nos hemos dado cuenta! Cuando agradecemos estamos mirando desde nuestra mirada interior que observa y aprecia lo que ya es. Hay que agradecer constantemente todo lo que ya tenemos y todo lo que llegará sin olvidar nunca que el Universo siempre nos da aquello que necesitamos en la forma y tiempo perfectos para ayudarnos a crecer y a sanar.